Aprendizajes de un decatlonista


Dan O´Brien ganador de la medalla de oro en 1996 comparte algunas de sus experiencias de alto rendimiento para la consultora Mackinsey (Leer entrevista aquí)
Algunas reflexiones sobre sus comentarios.
Duro entrenamiento
Para tener éxito es necesario entrenar todos los días. La mejora en logros de aprendizaje de todos los estudiantes requiere una maestría, un nivel de dominio del docente. Nadie nace sabiendo, por lo que el docente debe de ser consciente de ese proceso de entrenamiento duro que tiene que realizar. Nuestra medalla no es la de oro en las olimpiadas. Nuestra medalla son niños felices y aprendiendo, cada uno de los que nos fueron encomendados.
Evaluación continua
Dice O’Brien  “Entrena, mídete, entrena, mídete… (Train, test)”. Un consejo válido tanto para los docentes y estudiantes como para los líderes del sistema.  Debemos de, además de un entrenamiento cotidiano duro,  desarrollar un sistema de retroalimentación continuo para mejorar nuestra práctica.  Los docentes deben de tener información actualizada y simple sobre el desempeño de los estudiantes. Los líderes del sistema deben de  generar indicadores que puedan recopilarse en poco tiempo sobre la eficacia de la intervención para afinarla en el camino.
Un ejemplo, en la mejora de aprendizajes de Polonia , no solo se hacían las evaluaciones estandarizadas 1 ves al año, sino evaluaciones cada 3 a 4 semanas.   Y, según el Informe Mackinsey II, todos los sistemas que mejoraron establecieron sistemas de medición continua y retroalimentación a nivel de sistema.
“Ama el proceso”
O’Brien comenta que no  hay que pensar solamente en la meta final, que, en su caso, es la medalla de oro. Hay que amar el proceso. Tienes que encontrarle un gusto a lo que haces en el día a día.
De la misma manera. La motivación no es solamente mejorar en las pruebas estandarizadas,  por ejemplo subir 30 puntos porcentuales en  matemáticas como escuela o como distrito. Sino que debe de gustarte el estar ene l aula con los chicos, aprendiendo de ellos y para ellos.  Y los líderes a nivel de sistema, deben de ser unos entusiastas de contagiar entusiasmo por todo el sistema, capacitar, diseñar procesos o políticas, etc.
Focalización
Es interesante el caso de O Brien, puesto que, en vez de especializarse en una disciplina (lanzamiento de jabalina o natación) debe de especializare en todas.  Ser bueno en 10 disciplinas deportivas. Recomienda centrarse en lo que uno hace bien. Viene a mi mente la actitud de Steve Jobs, de focalizarse en algo, al punto de borrar todos los aspectos de la realidad que están a su alrededor y hacer que solo exista eso, lo que algunos llamaban el “campo de distorsión de la realidad” de Jobs.  Lo mismo con este decatlonista.
Narra el caso en el que estaba aprendiendo a  lanzar la jabalina.  Ensayaba y observaba a expertos en lanzamiento hasta imitar el hacerlo. Cuenta que después de entrenar en días de descanso, se dedicó a pensar en el lanzamiento y, cuenta que, literalmente pensó en ello todo el fin de semana, mientras comía, caminaba, iba al mercado, etc.  Los cambios fueron notables cuando empezó el entrenamiento que su entrenador le dijo “qué has hecho para que te salga tan bien”, él respondió, pues simplemente pensar en lanzamiento de jabalina todo el fin de sema.
Otro ejemplo de focalización, que narra O Brien, es que, durante el periodo de entrenamiento, podías preguntarle en qué día de la semana estábamos y no lo sabía. Puesto que estaba tan centrado en su ritmo de entrenamiento que solo concebía “su” semanas distribuida de la siguiente manera: 4 días de entrenamiento y uno de descanso, luego 3 de entrenamiento y uno de descanso, 2 días de entrenamiento y uno de descanso, y así sucesivamente.  
Conclusión
Debemos convertirnos en atletas del cambio educativo, o del cambio del sistema. Para lo cual no hay recetas sino entrenar y entrenar cada día y afinar cada vez más nuestra teoría de acción.  El plan estratégico sin un líder del cambio no da resultados.
La entrevista completa se puede revisar aquí (requiere registrarse,  pero es gratuito).

‘In the long run, consistency always wins out’: An interview with Olympic decathlon champion Dan O’Brien
The 1996 gold medalist explains why stamina and all-around excellence triumph over specialized skills in multidimensional challenges such as the decathlon.
Dan O’Brien is one of the world’s most successful decathletes. In 1996, he won a gold medal for the United States in the decathlon at the Summer Olympics, in Atlanta, Georgia. His Olympic victory followed three consecutive decathlon titles at the World Championships in Athletics. In this interview with McKinsey’s Allen Webb, O’Brien describes the training mind-set needed to build skills in ten distinct disciplines, the competitive strategies different decathletes have pursued, the role of coaching, and the importance of consistency. Although his commentary focuses on athletics, not business, executives may find parallels between the competitive challenges he describes and those facing their companies.

Entradas más populares de este blog

"Comprendiendo la escuela desde su realidad cotidiana. Estudio cualitativo en cinco escuelas estatales de Lima"

EL SISTEMA NACIONAL DE EVALUACIÓN, ACREDITACIÓN Y CERTIFICACIÓN DE LA CALIDAD EDUCATIVA

4 secretos para educar a un niño con éxito