Las burbujas no son tan malas



Byrne Hobart presenta una visión alternativa de las burbujas. Para muchos es una excepción o la suerte de algunos para tener éxito en un nicho determinado.  

Otra mirada es que son " un pequeño grupo de personas que piensan de manera diferente sobre el futuro son los únicos que pueden construir ese futuro".

Como es el caso de los que apostaron o invirtieron en Amazon en el año 2000  o los que creyeron en el IPhone y lo hicieron realidad.  Por lo tanto no es tan malo tener creencias fuertes, sin embargo “las dos cosas que matan a una empresa durante una burbuja son el optimismo excesivo y la falta de voluntad para ser suficientemente optimista”, una contracción aparente. 

Otro apelativo para los visionarios  interesante, " significa ser un viajero en el tiempo cuidadoso". 

Concluye diciendo que "Participar en una burbuja no es solo un esfuerzo comercial, sino también artístico, y la ciencia ficción puede ser un buen arte por sí mismo, incluso si la historia no se haga realidad"

Me quedo también con sus reflexiones sobre "cuánto puede durar una tendencia: ¿Es la videoconferencia algo que todos miraremos hacia atrás con fastidio, o es un sustituto cada vez más viable de la interacción en persona?"

Para los que somos educadores, quizá el retorno a la nueva normalidad implique para algunos alumnos no ir a clases algunos días  o para muchos docentes tener reuniones colegiadas cualquier día de lunes a domingo, pero por videollamada? Si la ganancia significa mayores aprendizajes en los primeros, y mayor productividad y menos estrés en los segundos, no me parece una mala decisión. 


https://future.a16z.com/well-behaved-bubbles-history-innovation/

Comentarios

Entradas más populares de este blog

"Comprendiendo la escuela desde su realidad cotidiana. Estudio cualitativo en cinco escuelas estatales de Lima"

EL SISTEMA NACIONAL DE EVALUACIÓN, ACREDITACIÓN Y CERTIFICACIÓN DE LA CALIDAD EDUCATIVA

4 secretos para educar a un niño con éxito