El poder del vínculo: Clave para la felicidad y el bienestar

Había dos hombres parados frente a una ventana con barrotes, uno miraba las estrellas y otro miraba los barrotes. Mi interpretación de esta situación es que podemos tener los mismos desafíos, pero nuestra respuesta a ellos puede ser completamente diferente. Ambos hombres están en la cárcel, encerrados por algún motivo. Sin embargo, uno elige mirar más allá de sus limitaciones y enfocarse en las estrellas, mientras que el otro se queda mirando los barrotes, posiblemente lamentándose. La felicidad es una decisión y una actitud personal. Si es una decisión, podemos decir que nunca es tarde para ser feliz.

Figura 1. Portada del libro La buena vida.

La Clave de la Felicidad: Las Relaciones

Según el estudio más largo sobre la felicidad realizado por Robert Waldinger Marc Schulz (2023), la clave de la felicidad radica en las relaciones. Cada relación es como una planta que necesita ser cuidada y mantenida intencionalmente; de lo contrario, puede debilitarse o perecer. Es decisión de cada persona identificar esas relaciones y decidir si las cuida o las deja morir. Esto tiene consecuencias directamente proporcionales al nivel de bienestar o felicidad que se tendrá.

Principales Temáticas del Libro

El libro analiza las relaciones a lo largo de la vida de una persona y los diversos tipos que existen. Más que una sistematización de resultados, los autores invitan al lector a hacer un estudio de sí mismo a la luz de las temáticas del libro. Presentan temas y luego invitan al lector, con preguntas y herramientas, a revisar su vida en esos aspectos. Se habla de la historia de las relaciones y los tipos de relaciones: familiares, de pareja, en el trabajo, con los amigos y los vínculos débiles. Diversas investigaciones muestran que los vínculos débiles, es decir, las relaciones con personas que no entran en la categoría de amigos pero que tienen interacción frecuente con nosotros, como el señor de la bodega o el chofer del autobús, también contribuyen significativamente al bienestar.

El mensaje alentador de dicho estudio es que nunca es tarde para decidir ser feliz, en segundo lugar, que existen ventanas de oportunidad para cada relación y “estas oportunidades no duran para siempre” (p.145). Lo que constituye una llamada de atención para todos nosotros y saber aprovechar esa ventana de oportunidad. Podría ser el caso de una relación descuidada con un hermano, amigo de la infancia o tus propios hijos.

Herramientas y Ejercicios

Creo que vale la pena revisar el libro completo y realizar los ejercicios propuestos. En lo personal me ha ayudado a terminar de entenderme y a convencerme más de la importancia de tener vínculos de calidad y realizar el esfuerzo consciente por fortalecer aquellos que estaban apagándose, sanar aquellos que lo requerían y seguir cultivando aquellos que son clave en mi vida.

Una herramienta destacada es la cartografía de las relaciones, que se muestra en la Figura 1. Se invita a distribuir a todas las personas con las que se interactúa en un gráfico con dos categorías: energizante/agotador y frecuente/no frecuente. Una parte importante del ejercicio es evaluar si deseas que esa relación se mantenga en su lugar. Si no es así, se traza una flecha hacia el cuadrante al que deseas que migre.

Figura 2. Cartografía de las relaciones.

Las pedagogias del vínculo y el encuentro: Aprendizaje y Vida

Figura 3. Estudiante tutorando a una docente en el festival de aprendizajes.

También termino de confirmar mi apuesta personal por los enfoques o pedagogías del vínculo o del encuentro. Veo que no solo son buenas para generar aprendizajes, sino también para enseñar a los jóvenes a vivir la vida. Por ejemplo, aprender a atender y escuchar al otro es clave para una buena relación. Como dicen los autores, “ser escuchados nos hace sentir comprendidos, cuidados y vistos” (p.278).

En la metodología que implementamos en Lima Sur, Aprendizaje entre Pares o Relación Tutora, lo que hacemos es un entrenamiento continuo en la atención al otro. Esto tiene un doble efecto sanador o de bienestar. El tutorado recibe la atención que necesita, se siente escuchado, lo cual es una necesidad fundamental de todo ser humano. Ese espacio de escucha puede cambiarle el día, especialmente si llegó con una carga emocional o un conflicto personal.

Por otro lado, para el tutor, esforzarse en atender, estar presente para el otro y tratar de descifrar qué es lo que siente o necesita para resolver su desafío de aprendizaje, desarrolla empatía y un tipo de mindfulness, viviendo el momento presente. Esto es una cura para la creciente oleada de enfermedades mentales como la ansiedad y la depresión, que para algunos son fruto de no vivir en el momento presente.

El Aprendizaje entre Pares termina siendo una herramienta para aprender a vivir la vida y prepararse para ella, formando personas empáticas, pacientes, que saben vivir una amistad pedagógica y estar en el momento presente.

Conclusión

El libro concluye con una invitación a entrenar a los jóvenes en el arte de relacionarse, recomendando ejercicios para el desarrollo de habilidades socioemocionales, tambien llamadas SEL. “Creemos que la aptitud social debe enseñarse a los niños y ser una consideración central en las políticas públicas junto con el ejercicio, la dieta y otras recomendaciones de salud” (p.290).

Por último, es importante recordar que todo nos puede influir, pero nada nos puede determinar. Está en ti la decisión de fortalecer, rescatar, sanar algunas relaciones y alejarte de aquellas relaciones tóxicas que no te hacen bien.

Referencias

Waldinger, R., & Schulz, M. (2023). The Good Life: Lessons from the World’s Longest Scientific Study of Happiness. Simon and Schuster. 

Comentarios