Aprendes o no aprendes, esa es la cuestión

En realidad, es bastante sencillo saber si alguien (persona u organización) está reflexionando y aprendiendo: ¿Avanza, progresa, es capaz de hacer cosas que antes no podía, es decir, aprende?. Si sigue estancada, si hace lo mismo que hacía antes y no demuestra progreso alguno, significa que no aprende.

Preguntémonos cuántas cosas no éramos capaces de hacer hace un par de meses y ahora sí. Desarrollar organizaciones que aprenden es todo un desafío.

Otro elemento que rescato es la técnica de After Action Review, yo no la conocía, pero parece unna herramienta últil para generar aprendizajes en equipo.

Como siempre son aleccionadores las reflexiones de Javier Martinez en sus newsletter, el que vengo comentando se titula: No tengo tiempo para pensar