La ineficiencia un tipo de injusticia

El Perú tiene recursos y está creciendo. Es más tiene una gran cantidad de recursos económicos que no se utilizan. Ello se constituye en un clamor de justicia de los más necesitados, para que se pongamos mayor esfuerzo y empeño en hacer más eficiente al estado, y no solo a este, sino también comprometer mucho más a las empresas grandes y pequeñas por medio de la responsabilidad corporativa educativa.
Recomiento el artículo del IEP
Kill Bill

Bill Gates usa cifra errónea del PBI para pedirle a España que no ayude al Perú (La República 23/02/2012)

El cotarro de periodistas económicos se alborotó ayer con unas declaraciones de Bill Gates, ni más ni menos, a un diario español. Un diario local, erróneamente, tituló su nota: "Bill Gates usa cifra errónea del PBI para pedirle a España que no ayude al Perú". Nos pareció que valía la pena explicar el supuesto error, la racionalidad de los comentarios del mandamás de Microsoft, el crecimiento del PBI y la situación social de nuestro país, así como la disponibilidad de recursos fiscales para mejorarla.

Si bien hay una serie de medidas del desarrollo, como el Índice de Desarrollo Humano (IDH) que calcula y publica el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) -índice muy criticado por, entre otros, el Premio Nobel de Economía Gary Becker -y hasta hay países que privilegian indicadores de la felicidad, la mayoría de países y analistas seguimos utilizando como mejor medida básica (pese a ser imperfecta) el Producto Bruto Interno (PBI) (ver).

El PBI per cápita es el valor generado por quienes producen bienes y servicios en nuestro país, dividido entre el número de peruanos. Aproxima el ingreso promedio de los peruanos en un año. El diario local que citamos está en lo cierto al afirmar que, si utilizamos el tipo de cambio que nos cotiza un cambista, digamos, el PBI per cápita ha crecido mucho en las últimas dos décadas, con lo que ahora se aproxima a US$ 6 mil al año. Sin embargo, para hacer comparaciones internacionales, no se utilizan los tipos de cambio al que cualquiera puede vender divisas, ya que pueden estar distorsionados. Por ejemplo, hay países que intervienen más en el mercado cambiario, como el Perú, que otros. Sin el BCR, el tipo de cambio en el corto plazo sería menor. Por ello, se trata de buscar una medida más comparable internacionalmente del tipo de cambio.

La corrección del tipo de cambio más usada para hacer comparaciones internacionales es la denominada paridad del poder de compra. Se supone que, para fines de comparación del bienestar, un grupo parecido de bienes de consumo debería de valer lo mismo en diferentes países. Así, se divide el PBI en la moneda de cada país por aquel tipo de cambio que iguala los costos de los bienes mencionados. Usando esa metodología, como puede observarse en el gráfico 1, el PBI per cápita peruano es mucho mayor que usando el tipo de cambio del cambista. Gates no cometió error alguno, entonces.
GRÁFICO 1: PPP vs cambista
Gracias al desarrollo de las últimas dos décadas, en las que recuperamos parte de lo que perdimos gracias al "capitalismo de estado" y al populismo ramplón, nuestro país ha pasado de estar en la categoría de países de ingresos "medios bajos" a la de ingresos "medios altos" según la clasificación que usan los organismos multilaterales.

Por ello, además de fundaciones como la Gates, organismos multilaterales, varios países y muchas organizaciones no gubernamentales privadas, están limitando su cooperación con el Perú porque, pese a nuestras graves falencias, ya no estamos en la lista de los más necesitados. Digamos que es el precio del éxito.

En parte, esto es injusto ya que, como afirma el economista Armando Mendoza, "[...] Si bien el Perú tiene un PBI per cápita que se incrementó, no quiere decir que toda la población peruana tenga ingresos medios sino que aún existen bolsones de pobreza extrema [...]". De acuerdo. Pero los gobiernos y entidades mencionadas tienen derecho de priorizar sus recursos de cooperación y el hecho es que existen países más pobres que el Perú.
GRÁFICO 2: Fondos que no se utilizan
Este tema es políticamente muy sensible, al punto en que continuamente se distorsionan los informes sobre el progreso social, como ocurrió recientemente con el informe sobre acceso a oportunidades del Banco Mundial y GRADE (ver) o el previo sobre los Niños del Milenio de GRADE y el IIN (ver). Los informes más serios permiten reiterar que el crecimiento económico y, en menor medida, algunas intervenciones públicas han contribuido al progreso social. Los avances han sido más limitados de lo que pudieron y debieron haber sido, sin embargo. Estamos completamente de acuerdo con Jaime Saavedra, peruano y Gerente Sectorial del Grupo de Pobreza y Género del Banco Mundial, quien afirmó que, pese al progreso realizado, la insuficiente atención a las desigualdades que persisten es inmoral.

Como puede observarse en el gráfico 2, el Estado dispone de cuantiosos fondos en canon no utilizado o en los casi sesenta fondos que ha creado para competitividad, innovación, becas u otros nobles propósitos. La situación y las perspectivas fiscales son buenas. Hay, consistentemente, exceso de demanda por las ofertas de deuda pública. El acceso a recursos, si bien siempre es limitado, no es el problema central. Los problemas dentro del Estado son la precariedad institucional, la falta de una carrera de servicio civil, la ineficiencia de sistemas y procesos, la falta de rendición de cuentas, la fragmentación del poder político, el clientelismo, entre otros. Corrijamos nuestras deficiencias antes de seguir pensando en la ayuda externa.