Dos visiones y expectativas distintas acerca del profesor: Japón y Estados Unidos

El caso japonés que constantemente es citado como caso de éxito educativo por los resultados en las pruebas internacionales vs Estados Unidos que es el que gasta más por alumno en todo el mundo, son casos interesantes para el análisis y para iluminar la experiencia peruana.

En primer lugar en Japón, el docente es valorado socialmente y "ha sido visto como agente de desarrollo del carácter y la construcción de la nación" (Shimara, citado enKubow & Fossum, 2007, p. 216), mientras que en Estados Unidos al igual que Perú el docente se le relega a su espacio y no se le da voz en el foro público, además de que se le acusa de todos los males de la sociedad. En el caso japonés ello ocurre eventualmente en casos fuertes de violencia, bulling y otros.

Lo que me parece interesante después de analizar el caso estadounidense y el caso japonés es que al final los dos están casi iguales. Están iguales en deserción estudiantil, en violencia en aumento en las escuelas, en falta de motivación de los estudiantes, en problemas de identidad por parte de los chicos. Si bien los estudios muestran que Japón tiene un índice mucho menor de consumo de drogas como la cocaína, heroína y metanfetaminas.

Quiero traer dos reflexiones a cotación. En primer lugar es crucial entender que la importancia y estatus que le dé la sociedad a la educación influirá radicalmente en cómo se desempeña y con qué actitud entra al aula el docente ¿Cómo esperamos que un docente cansado, triste, aburrido haga clases dinámicas, con estusiasmo y energía? (Fullan & Stiegelbauer, 1991) y el estatus que la da la sociedad y el estado influye mucho en ello. Como podemos ver tenemos mucho por hacer por el estatus del docente peruano que tiene una situación muy similar a la de su par estadounidense.

Una segunda reflexión es la de los fines de la educación ¿Qué es buena educación? ¿Qué es lo que queremos nosotros en el Perú realmente? Solamente lograr altas puntuaciones en las pruebas estandarizadas, que digan que el Perú está en tercer puesto a nivel mundial y que la economía ha mejorado mucho? Nada más, para estar "igual" que los países del primer mundo económico, igual en tristeza estudiantil, igual en violencia? Eso queremos, si es así, entonces sigamos estrategias pragmatistas y tecnicistas. Pero si queremos algo más creo entonces que inevitablemente debemos ir al meollo y tocar el tema antropológico, que para serles sincero, a veces evito tocarlo para no llegar a temas densos. Pero creo que es inevitable si es que queremos mejorar realmente la educación. Sin la sería respuesta y el debate intenso sobre qué entendemos por persona humana, cuál es el fin del ser humano, cuáles son las capacidades esenciales del ser humano, sin una respuesta clara a esta pregunta, podremos avanzar en ciertos aspectos, pero no en los esenciales, y el ese avance será inestable. Como lo demuestra la cantidad de problemas juveniles que presentan las sociedades desarrolladas. No nos olvidemos que "toda solución trae nuevos problemas"(Hargreaves, 1996).

Referencias

Fullan, M., & Stiegelbauer, S. M. (1991). The new meaning of educational change (2nd ed.). [Toronto?]

New York, NY: Ontario Institute for Studies in Education :

Teachers College Press, Teachers College, Columbia University.

Hargreaves, A. (1996). Profesorado, cultura y postmodernidad : cambian los tiempos, cambia el profesorado. Madrid Morata.

Kubow, P., & Fossum, P. (2007). Comparative Education, Exploring issues in international context. New Jersey: Pearson Prentice Hall.