Qué sí funciona en reformas a gran escala


Espero no desfallecer en mi esfuerzo de repetir que la equidad educativa es posible aquí y ahora.

Comparto algunas ideas que aparecen en el último artículo de Ben Levin, Avis Glaze y Michael Fullan en el número de diciembre de la revista Phi Delta Kappan: Results without Rancor or Ranking, Ontario’s success story.

Los dos objetivos centrales en el primer gobierno de MacGuinty (2003-2007)fueron: mejorar aprendizajes y aumentar la tasa de graduación de la escuela (solo 60% de ontarianos acababa la escuela a tiempo).

Estas dos iniciativas exitosas tuvieron en común estos elementos:

1. Crear una oficina dependiente del ministerio de educación dedicada sólo a esto, para guiar y dirigir la iniciativa.

2. Involucrar a las escuelas y líderes distritales en la definición de altas, pero alcanzables metas.

3. Desarrollar equipos de liderazgo para cada estrategia en cada escuela y distrito.

4. Proveer un cuidadoso y amplio desarrollo profesional docente para apoyar dichas estrategias.

5. Una atención específica y focalizada para los grupos desaventajados, incluyendo minorías, alumnos con necesidades especiales, estudiantes aborígenes.

6. Apoyo para un uso efectivo de la información y una temprana intervención donde están ocurriendo los problemas.

7. Apoyo a la investigación para encontrar, entender y compartir las prácticas efectivas y

8. Soporte para prácticas auxiliares como una expansión de la tutoría y un mayor apoyo de los padres y comunidades.

En mi país, Perú, no se está haciendo nada de eso. El tema de lectura y matemáticas aún se encuentra desvinculado de las otras áreas. A pesar de estar trabajando por presupuesto por resultados. El acompañamiento docente es nimio y demasiado pequeño comparado con las necesidades. No se atiende a grupos desaventajados, no se genera liderazgo centrado en el aprendizaje. En un blog anterior criticaba las fuerzas burocráticas a las que se ven sometidos los directores. Esperemos que en un momento cambien las cosas. como se puede ver, lo que plantean los autores es de sentido común, pero “el sentido común es el menos común de los sentidos” (Chesterton).

En el caso de aprendizajes en lectura y matematicas se hicieron otras estrategias más:

Se ha creado miles de nuevas plazas docentes para reducir las clases en primaria a un máximo de 20 alumnos y un apoyo a los docentes para poder sacar el jugo a clases más pequeñas.

Se han contratado nuevos profesores especialistas para mejorar la enseñanza de arte, música y educación física mientras se ofrecer más preparación y tiempo para el desarrollo profesional para los profesores de aula.

Implementar un programa “turnaround” (reconversión, giro total) que provea ayuda adicional y asesoramiento experto para las escuelas más interesadas en hacer frente a los desafíos más significativos en mejoramiento de aprendizajes.

En el caso de deserción lo que ha funcionado ha sido:

1. Apoyo al programa “student success teacher” in cada secundaria como muestra del éxito para todos los estudiantes y asegurar que cada estudiante de secundaria es bien conocido y apoyado con por lo menos un adulto del equipo.

2 · Construyendo modelos de transición fuerte entre la educación primaria y secundaria de manera que los estudiantes tienen un buen inicio en noveno grado.

· 3. Aumentar la centralidad y recursos para lectura y matemáticas en todas las áreas del currículo de secundaria.

Expandiendo programas con opciones que lleven a una educación más cooperativa, créditos para un genuino apoyo externo y programas con créditos duales con colleges y universidades

Creando un “high skill major” que permita a los consejos escolares trabajar con empelados y grupos de la comunidad en crear paquetes de cursos en liderazgo para el empleo y aprendizajes posteriores.

6. Introduciendo una legislación que exprese estos cambios en la estrategia total y presionando a los estudiantes estar en una situación de aprendizaje hasta la graduación de secundaria o tener 18 años.

7. Revisar la curricula en algunas áreas clave, como matemáticas y la carrera de educación

8. Crear una Comisión de Éxito Estudiantil con representates de los sindicatos, directores, supervisores para apoyar la aplicación efectiva de la estrategia.

En dinero se ha añadido 350 millones de dólares en el 2007 2008 para reducir el tamaño de clase. El total para el primer objetivo ha sido 450 millones y para la deserción 300 millones de dólares anuales.

Algunos elementos clave que rescatan los autores:

1. Apostar por el docente, respetarlo y dignificarlo

2. Comprensividad: abarcar otras áreas no menos importantes que matemática y lenguaje

3. Coherencia y alineación a través de la asociación (partnership), aquí hay una frase que me llama la atención “puesto que la atención pública y la dirección política pueden cambiar rápidamente , el mejoramiento sostenible en la escuela requiere de un compromiso real y participación de todos los interesados” (p.278). para esto está la reforma a tres niveles (Tri-level reform). Involucrar a todo es importante. La sociedad no cree en la escuela pública en varios países, por ese motivo su apoyo es menor, por eso “la gente apoyará la educación pública si ellos creen que se están dando buenos resultados para los chicos y jóvenes de la provincia. Por lo que comunicar con honestidad con el público acerca los éxitos y desafíos es esencial” (p.278).

El artículo concluye diciendo que se ha aprendido dos lecciones importantes del éxito de la reforma de Ontario:

La primera es reconocer la importancia de la “CAPACIDAD DE CONSTRUIR CENTRADA EN RESULTADOS DEBE DE SER LA PIEZA PRINCIPAL”.

La segunda es reconocer “la falacia de que la accountability dura puede crear éxito, más bien se consiguen mejores resultados siendo más accountable (transparente)” (p.280).

Termino repitiendo la idea inicial, es posible el cambio, es posible la mejora, es posible una educación que llegue a todos y favorezca el máximo desarrollo de cada uno, depende de nosotros construir nuestra propia teoría de la acción tomando en cuenta casos exitosos como este.

Referencia : Levin, B., Glaze, A., & Fullan, M. (2008). Results without rancor or ranking: Ontario’s success story. Phi Delta Kappan, 90 (4).

. Read Abstract/Purchase article