El enfoque por competencias

Se ha hablado y se viene hablando mucho migrar la formación de los estudiantes de educación básica y superior a un enfoque por competencias.

El concepto ha viajado más rápido que su implementación efectiva.

El mundo universitario está muy lejano aún del mismo.  Hay mucho camino por recorrer, pero estoy convencido de que este enfoque puede ayudar mucho a mejorar la situación actual.

Reafirmo lo que escribí hace unos años:

Quisiera llamar la atención sobre el concepto de competencia  y lo iluminador que puede resultar en el debate por la búsqueda  de una evaluación integral.  Si bien éste término ha hecho un largo recorrido semántico en los últimos 30 años, podemos esbozar una definición, siguiendo  las ideas básicas propuestas por la reforma Morati (Ministra de Educación en el 2003  de Italia) entendemos   la competencia como  el conjunto  de todas las potenciales capacidades buenas, que cada uno de nosotros posee, llevadas al mejor cumplimiento en particulares situaciones dadas, que a su vez indican lo que somos efectivamente en grado de hacer, pensar y actuar en un ahora determinado desde la unidad de nuestra persona, frente a  una complejidad de problemas y  situaciones de un cierto tipo (profesionales y no profesionales) que  estamos llamados a afrontar y resolver en un determinado contexto.  

 

El tipo de evaluación que se sigue de este modelo debe necesariamente ser abierto flexible, abarcar las diversas dimensiones de la vida del individuo, ser holístico; alguno dirá que es difícil, que todavía no existen muchas herramientas para ello, justamente ahí  viene nuestro aporte. En mi opinión este modelo es interesante y tiene luces que debemos aprovechar. Est tema nos lleva a otro que es el de la valorización y certificación de las competencias, es decir  que  tanto a nivel micro como a nivel macro, la competencia sea reconocida como una muestra valida de las capacidades del individuo, una competencia que no solo avale su  permanencia en una sede de estudios escolar o universitaria en un determinado periodo de su vida, sino también toda la gama de competencias que  la persona ha desarrollado ya sea en su trabajo, hogar, etc, que no aparece en ningún documentos, pero que  que constituyen toda una fuente de recursos de la persona para afrontar y asumir retos y responsabilidades nuevas.

 

Para el que le interese, puede revisar Lessard, C., Luengo, J., Luzón, A., & Torres, M. (2008). El enfoque por competencias en el desarrollo de políticas de formación del profesorado. Entrevista a Claude Lessard [Electronic Version]. Revista de currículum y formación del profesorado, 12, from http://www.ugr.es/~recfpro/rev123ART5.pdf