el caso de Zachary

Es lamentable la paranoia a la que se llega a caer cuando el reino de la anomia empieza a inundar los espacios escolares.  A tal punto crece esta enfermedad que un niño de primer grado que llevaba su cuchara tenedor y cuchillo de los boy scouts para su almuerzo, fue suspendido 45 días del colegio en el marco de la estrategia de tolerancia cero.

Otro detalle dice la noticia “diversos estudios muestran que muchos chicos de otras razas son castigados más severa y frecuentemente por las mismas faltas”. Se puede ver que la paranoia, además, tiene color.

En el año académico 2005 2006  85% de las escuelas reportaron un crimen violento.

¿Qué haremos nosotros cuando esa realidad empiece a crecer en el Perú? ¿Es posible la prevención, de qué manera?

La noticia completa se puede ver en el New York Times de ayer.