La historia de Juan y la historia de un cambio

Pueblos del AmazonasImage by Inmigrante a media jornada via Flickr


Una historia dolorosa de inequidad, pero que mueve a esforzarse más por cambiar la realidad, me la narraba en la tarde un médico serumista (Servición Rural Médico). Un niño de 11 años perteneciente a una comunidad de la selva estaba de caza en lo profundo de la misma. Caminaba con su rifle colgado del hombro. En un momento de descuido lo dejó caer accidentalmente y este se disparó solo. La bala le atravesó una parte del codo. Fue trasladado al Centro médico donde el joven médico lo sanó y estabilizó la situación, pero había que reconstruir el brazo y no tenían lo necesario. Por lo que decidió enviarlo al Hospital Regional de Loreto para que simplemente le hagan una cirugía reconstructiva. Había simplemente que arreglar el codo, el niño podía mover la mano sin ningún problema. Regresó después de varios días a Pebas, Comunidad donde se encuentra el Centro Médico. Se acercó a ver al médico y éste se dio con la sorpresa, dolorosa sorpresa, de que le habían amputado el brazo al niño. Los médicos del hospital, al parecer, decidieron que antes que una cirugía reconstructiva que era más “conveniente” cortarle el brazo a un niño de 11 años, amputando en su vida también muchas posibilidades. Al parecer del médico fue por desinterés y me narró varios casos más de descuidos y falta de interés por los casos que envían desde las comunidades al hospital. Historias como estas, abundan por doquier, todos las hemos escuchado y congojado por estas.

Las preguntas que debemos hacernos son ¡¿Hasta cuándo?! ¿Hasta cuándo seguirán ocurriendo injusticias en nuestra cara? ¿Qué les responderemos a miles y millones de niños, jóvenes, adultos, ancianos para los que era posible una vida más digna, más humana, una vida distinta?

Otra injusticia más solapada es la de los aprendizajes. Veo niños jugando alegremente en las calles, en los barrios, felices en el momento. Veo a otros en diferentes latitudes desarrollando en vacaciones también desarrollando habilidades más complejas que les facilitarán y abrirán otros caminos en el futuro. Veo una brecha existente y creciente … Y nadie hace nada por cerrarla. Fui a un instituto “PUBLICO” de Artes y Música lleno de vitalidad con algunas personas en clases de verano. Adultos, niños aprendiendo canto o a tocar instrumentos. Veo también frente del instituto niños simplemente jugando, me acerco a unas personas sentadas en la puerta de la casa, por el calor omnipresente de Iquitos, y amablemente les pregunto si los niños llevan algunos de los cursos que se ofertan en la escuela de artes y música. Medio intimidados por mi presencia me responden que no, a lo que replico el porqué.

- Porque 120 soles por 3 meses es demasiado caro para ellos –

Digo yo ¿Es tan complicado para un municipio o a un gobierno regional pensar qué van a hacer mis chicos en vacaciones, pensar en todos y cada uno de ellos?

La política es clave en todo esto. Para mí, Es el arte y la ciencia de hacer el bien a los demás. Un arte y una ciencia muy complicada. Un arte porque requiere una mentalidad brillante, estratégica para poder pensar en miles de piezas y al mismo tiempo en todo el recuadro y construir así una gran pintura. Es ciencia porque requiere rigor, solidez, uso de razón y evidencia científica hasta en los detalles.

La necesitamos, más allá de los prestigiada o desprestigiada que esté. Necesitamos que el barco sea guiado por un capitán y necesitamos seguir al capitán. Necesitamos que el barco avance hacia un nuevo rumbo. Necesitamos una inspiración porque cambiar de rumbo a un gran barco implica un gran esfuerzo por parte de toda la tripulación. Y los esfuerzos más allá de lo común requieren una motivación extra, que no es solo monetaria.

Lo que nos lleva a otra pregunta ¿Cómo inspirar a todo el Perú y a toda Latinoamérica de soñar un sueño común poniendo nuestras mentes, corazones y brazos en pos del mismo?

Ensayemos algunas respuestas. El corazón humano necesita la grandeza porque está hecho para la grandeza. Es cierto tiene necesidades primarias que generan una cierta seguridad y satisfacción (comida, confort, y lo que el dinero puede dar), pero al mismo tiempo tiene una segunda y más poderosa necesidad, y es la de sentirse hecho para algo especial y grande.

La pregunta que sigue es ¿Cómo despertar esa hambre de hacer algo grande, de ser parte de algo grande y de saberse necesario para el cumplimiento de ese sueño?

Existen múltiples técnicas y métodos de persuasión de personas. Pero la mejor manera de mover a alguien es apelar a los ideales más nobles que residen en cada corazón humano. La mejor manera es constituirse en ejemplo de coherencia, de fidelidad a los propios principios y a la propia identidad. La mejor manera es mirar a los ojos de cada una de las personas con una mirada cristalina y firme e invitarla personalmente a darle un sentido a los desafíos que se le presentan cotidianamente. Y constituirla en líder de su propia vida.

Una vez que se tiene un sueño noble y exigente, pero alcanzable, con el cual invitar a soñar a miles, millones de personas, una vez que hay regados por todo un país millones de agentes de cambio que contagien a otros agentes de cambio, y que sienten y saben que eso que se les propone es bueno para ellos toca pasar a la parte técnica. Es decir, utilizar la experiencia, la ciencia del cambio.

En síntesis, inspiración con precisión son la clave para generar cambios efectivos en masa en tiempos cortos ¿Se puede hacer cambios reales en poco tiempo? Hace 40 años quizás no, pero ahora comprendemos mejor el cambio, ahora podemos afirmar que sí. Muchos de los cambios que veo tienen precisión y gran inversión, pero les faltó inspiración a millones de agentes de cambio y eso es clave. Otros tuvieron inspiración pero les falto precisión. Estos elementos son la clave para iniciar procesos de cambios continuos que lleven a ir generando a una sociedad más justa. Y la epidemia se contagie uno a uno hasta hacer que un país, un continente sea lo que tiene que ser, un continente de la esperanza, un continente de la justicia.


Aquí escribes el resto del contenido que no se vera.
Reblog this post [with Zemanta]