Tiempo para ser buenos


Manuel Rodríguez comentaba en su blog, que las personas no es que no sean buenas, sino que no tienen tiempo para serlo.

Diversas investigaciones llevadas a cabo por Flynn, profesor de comportamiento organizacional en la universidad de Stanford , han evidenciado que tendemos a creer que las personas no están dispuestas a apoyarnos si es que le pedimos ayuda. Lo que sus estudios han mostrado es que las personas están más dispuestas a ayudar de lo que nosotros creemos, si lo hacemos de manera adecuada. La manera cómo se pide tiene una directa relación con el tipo de solicitud que se hace.

Este es uno de los tips del último libro de Jeffrey Pfeffer profesor de comportamiento organizacional de la Escuela de Negocios de Stanford: Poder: porqué algunos lo tienen y otros no (Power: Why Some People Have It and Others Don't).

Volviendo a las palabras inciales de Manuel, efectivamente, las personas son buenas, solo hay que darles el tiempo necesario, y siguendo a Pfeffer y Flynn hay que saber pedírselo y arriesgarse a hacerlo.

Lo que estos autores van descubriendo tiene interesantes implicancias en el mundo de las organizaciones.