los profesores son potencialmente el activo más importante de la visión de una sociedad del aprendizaje

Pero eso no lo soluciona una evaluación nacional docente con capacitación.  Los desafíos son múltiples y multidimensionales y deben ser abordados de esa manera, esto es de manera no lineal sino multidimensional y multinivel, sino las intenciones de cambio no darán resultados.

 

El futuro que se avecina es incierto. La OCDE en el año 2001 hizo una interesante investigación siguiendo la metodología de escenarios, proyectando  lo que podría ser el futuro del la educación, fruto es un documento titulado Schooling for tomorrow. What’s school for future?, en el que se mencionan 6 escenarios posibles.  Si se mantuviese la situación actual, tenemos como fruto al escenario uno, un sistema altamente burocratizado, poco apto al cambio, donde el estado tien el total control, con alguna descentralización, con profesores que son funcionarios, fuertes sindicatos, una escuela altamente politizada y relaciones centralizadas.

Por otro lado tenemos al escenario dos, en el que se extiende el modelo de mercado, fruto de la poca confianza en la educación pública, que genera una cultura de competencia en las escuelas, donde los más aventajados tienen opción a una mejor educación, con diversos promotores que se introducen en la educación y crecimiento de agencias de acreditación internacionales.

Se puede dar un mix  de los dos como ya viene sucediendo en algunos países.

Escenario 3: caracterizado por un reconocimiento del valor de la educación pública, cooperación entre autoridades y profesores, docentes con amplio estatus, pero no a tiempo completo.

Escenario 4: se da un alto apoyo a las escuelas, preocupación por la equidad y calidad, educación flexible,  que se adapta al ambiente y a los alumnos, implicación de todos en la educación, redes internacionales de estudiantes y profesores, profesor con alto estatus, disfrutando de buenas recompensas y condiciones.

Escenario 5: fruto de la desconfianza total en el sistema educativo público, se sucede a una desintegración del mismo, pasado la educación a constituirse en redes de aprendizajes potenciando el uso de la Internet. Pero lamentablemente siempre las personas con escasos recursos excluidas de éstas.  Con una mayor calidad y aprendizaje pero para unos pocos, las escuelas públicas seguirían  existiendo para los excluidos del mundo digital. Aparecen nuevos profesionales del aprendizaje.

Escenario 6: falta de profesores, la empresas y los medios entran a la educación, hay un esfuerzo por incorporar a los profesores jubilados.

 

Un poco espeluznante, ¿no es así? Pero podría hacerse real.

 

Mantenimiento de la situación actual

Re-escolarización

Desescolarización

1. Sistema escolar burocrático

3. Escuelas como centros sociales

5. Redes de aprendizaje y sociedad en red

2. Extensión del modelo de mercado

4. Escuelas como organizaciones de aprendizaje

6. Éxodo de profesores

 

Los escenarios 1, 2, 5 y 6 fomentan la injusticia(2), exclusión (5) y baja calidad (1), si bien algunos ya existan.

 

Los docentes  y toda la sociedad debemos asumir nuestro rol, pero específicamente el docente que no puede seguir esperando a que el sistema cambio, él debe de cambiar el sistema y romper ese círculo vicioso que si no lo hacemos nadie lo hará por nosotros.

 

Invito también a leer el interesante análisis de la nueva profesionalidad del docente  en la sociedad del conocimiento, donde también se comenta la situación más arriba descrita, titulado Aprender a enseñar para la sociedad del conocimiento de Carlos Marcelo.