el efecto halo

Hay escuelas o distritos que tienen éxito académicamente lo que no asegura su sostenibilidad ni que efectivamente sean buenos en los otras dimensiones de la vida escolar, pero a veces cometemos el error de generalizar a todas las dimensiones o características de la organización.

En el mundo empresarial el efecto hablo se da cuando por que una empresa tiene rentabilidad económica se da por sentado que posee buenas características como trabajo en equipo, transparencia, etc.

El post con el artículo que invito a leer de alguna manera cuestionan la validez de las generalizaciones que hacen muchos estudios de eficacia escolar.

El investigador suizo Rosenzweig nos dice que no  caigamos en esos engaño sino que tengamos en cuenta tres elementos:

“1. Reconocer el papel de la incertidumbre: en las decisiones que tomamos, en los gustos de los clientes, en la tecnología futura, en las capacidades internas de la empresa
2. Ver el mundo en probabilidades: se pueden mejorar las probabilidades, pero no asegurar los resultados
3. Separar los inputs de los outputs: la complejidad es demasiado grande para asignar relaciones de causa-efecto a la ligera”

En conclusión Rosenzweig nos dice que el éxito en un mundo complejo es impredecible.

Tengamos en cuenta esas recomendaciones.

Más información en el post del Blog http://bajolalinea.duplexmarketing.com  y en el artículo de Rosenzweig, P. para la consultura MacKinsey: The halo effect, and other managerial delusions [Electronic Version], from http://www.mckinseyquarterly.com/Strategy/Strategic_Thinking/The_halo_effect_and_other_managerial_delusions_1928

El efecto halo y otras ilusiones empresariales

El efecto halo es un fenómeno conocido desde hace tiempo en psicología: la tendencia a juzgar todas las características de una persona en función de la característica más sobresaliente. En el mundo de los negocios, comenta un artículo de McKinsey, se observa una tendencia similar: pensar que si una empresa va bien en términos financieros, debe ser porque tiene una buena estrategia, un buen equipo, una cultura adecuada, unos procesos eficientes, etc. La idea es reforzada por muchos libros de management, que observan a las compañías triunfadoras para extraer enseñanzas, a menudo expresadas en forma de pasos concretos a seguir para ser una gran empresa.

Este enfoque tiene dos supuestos equivocados: que seguir una serie de pasos asegura el éxito; y que el éxito puede ser duradero y predecible. La causalidad es más bien la contraria: las empresas con éxito tienden a ser descritas de la misma forma.

El problema del enfoque de "pasos" es que supone que el rendimiento se mide en terminos absolutos, cuando deberían ser relativos: la empresa se mueve en un entorno competitivo, y tendrá éxito o no en función de lo que hagan sus competidores.

Para evitar esta tendencia a simplificar la realidad, el artículo recomienda algunas ideas:

·         Reconocer el papel de la incertidumbre: en las decisiones que tomamos, en los gustos de los clientes, en la tecnología futura, en las capacidades internas de la empresa

·         Ver el mundo en probabilidades: se pueden mejorar las probabilidades, pero no asegurar los resultados

·         Separar los inputs de los outputs: la complejidad es demasiado grande para asignar relaciones de causa-efecto a la ligera