La posibilidad de un nuevo futuro para los docentes

Me da mucha alegría leer los criterios de evaluación para la incorporación a la Carrera Pública Magisterial.

Formación (15 ptos) estudios

Méritos (10 ptos) producción intelectual, reconocimientos profesionales

Experiencia profesional (05 ptos)  años de experiencia

Desempeño profesional (10 ptos) actividad laboral, asistencia y puntualidad

Idoneidad (60 ptos) evaluaciones de capacidades y conocimientos según modalidad nivel o forma a la que se postula.

En primer lugar creo que ha sido una buena decisión el otorgar menos valoración a la experiencia profesional (5 puntos), puesto que los años no hacen necesariamente al experto.

El gran desafío es la evaluación de capacidades. La más interesante o que suena bien es el criterio de Idoneidad Profesional, que discuto a continuación.

La idoneidad profesional

Dicha idoneidad es medida hasta el III nivel con una prueba de papel y lápiz. Como he comentado en post anteriores estoy en total desacuerdo con las pruebas de papel y lápiz, creo que dicen poco acerca del desempeño y capacidades reales de una persona, me da una aproximación, que es mínimo. Como dice un amigo “al jinete lo conozco cabalgando”. Eso sí, tienen la ventaja de ser económicas en comparación con una prueba real que mida el desempeño efectivo. Por lo que no me parece que dicha “idoneidad” se determine con un papel y un lápiz por más sofisticados que sean, siempre serán descontextualizados.

Los otros criterios para el IV nivel son  Capacidad didáctica (10 puntos) y Uso de las TIC (10 puntos).  La capacidad didáctica es evaluada con un Esquema de aprendizaje y Clase magistral. Lo que sí me parece aceptable.

El uso de las TIC se mide con una  Prueba de desempeño, pero las TIC son más que un hacer uso de Word, Excel, PPT, es toda la web 2.0, es, como dice Jesús Beltrán de la universidad de Barcelona, aprender con la tecnología y aprender de la tecnología es más que manejar operativamente ciertas herramientas.

Y vemos que para el V nivel se añade el dominio de idioma, con una prueba y entrevista.

Respecto al Reconocimiento de méritos me parece buen criterio  “Contribuye a un clima institucional positivo y armonioso en la I.E.” dado que es un problema generalizado en nuestros 50 000 colegios el rompimiento de relaciones humanas y clima institucional por lo que una persona que tenga capacidad de gestionar el clima a nivel óptimo es lo que se necesita, pero me parece muy poco el puntaje otorgado, sólo le dan  un punto (1). El otro criterio que mide empatía es “Es respetado por sus alumnos y colegas” pero también con un puntaje mínimo. Yo  le daría mucho más.

Algunas interrogantes ¿Están las direcciones regionales técnicamente preparadas para hacer este tipo de evaluaciones dada la sobrecarga de trabajo que tienen continuamente? ¿Cómo se las acompañará? ¿Por qué no fomentar más la participación de los alumnos en dicha evaluación?  Tienen tanto qué decir y les damos tan pocas oportunidades,  al final el usuario y el que paga las consecuencias de nuestras decisiones son ellos, ellos van a convivir miles de horas con aquel que se elija ¿Cómo se armoniza esta evaluación con el enfoque de competencias profesionales que es la que más se maneja hoy en día y es la que se está impulsando desde el SINEACE? ¿Por qué no empezar a fomentar más una evaluación según el enfoque de competencias profesionales, que es más amplia y abarcadora y sobre todo va a la cancha?

 

De todas maneras quiero felicitar al ministerio por esta buena iniciativa que estoy seguro nos llevará a buen puerto si se le da todo el apoyo necesario.

 

Referencias

MINEDU. (2009). RESOLUCIÓN MINISTERIAL N° 0079-2009-ED. Aprueban el “Programa de Incorporación a las Áreas de Gestión Pedagógica e Institucional de la Carrera Pública Magisterial para Profesores con Título Pedagógico Nombrados según el Régimen de la Ley N° 24049, Ley del Profesorado modificada por Ley N° 25212” [Electronic Version], from http://www.minedu.gob.pe/DeInteres/xtras/download.php?link=rm_0079-0080-2009-ed.pdf

Llera, B., & Jesús, A. (2003). Cómo aprender con Internet: Madrid. Fundación Encuentro.