Trabajo de largo aliento

Misty Mountain Hop

Soy un entusiasta del cambio y la Mejora, pero al mismo tiempo estoy aprendiendo a mirar la realidad con un optimismo dramático. Esto es, comprender que a pesar de la esperanza existen serias dificultades para dicho cambio. Esperanza porque he visto y estoy viendo que otros países amigos lo vienen haciendo, vienen a mi mente la reforma de York y de Ontario, el caso de la vocación a la docencia en Japón por solo mencionar algunos, el caso uruguayo para no ir muy lejos.

En el informe que acaba de redactar el equipo de PREAL (Valoración de la docencia: el caso de Brasil) sobre la situación de la profesión docente en Brasil es muestra de estas serias dificultades. Brasil tiene 2 millones 949 mil docentes. Es una cifra similar a la de Estados Unidos. Si ya, para muchos de nosotros, es todo un desafío, el pensar cómo mejorar el Perú en el que somos 340 mil en la educación pública, ya no entra en la cabeza el pensar en cifras inmensamente superiores.

El dato lamentable que muestra el estudio es que muchos de los docentes brasileros que se irían de la profesión si consiguiesen otro empleo es de uno de cada cuatro. Otro dato lamentable es que cerca de uno de cada tres está insatisfecho con las condiciones laborales y 22, 8% se encuentra descontento con ser profesor. En la encuesta también se preguntó a los docentes sobre del bajo reconocimiento por parte de otros actores. El 80 % cree que es la sociedad toda la que no los reconoce, 76 % piensa que son los mismos órganos educativos (Ministerio de Educación, Órganos intermedios) y la mitad que los padres de familia. “Tutto é paese” se dice en italiano, en el Perú ocurre lo mismo.

Hay mucho por hacer en Brasil y la mayoría de países latinoamericanos para mejorar las condiciones, la imagen y autoestima docentes, la valoración social. Estoy convencido de que si no se piensa una estrategia multisectorial, integral e integradora para mejorar la imagen y condiciones, poco se podrá hacer por mejorar al país. Un docente desmotivado, insatisfecho y acomplejado por su profesión no creo que produzca mucho y haga clases en las que uno se apasione mucho y se convierta un hambriento buscador de la verdad.

Para ver el informe haga click aquí