7 cambios que deben permanecer cuando pase la pandemia


Imagen tomada de Pixabay

La pandemia terminará tarde o temprano.  Ha generado cambios importantes y positivos en educación, ¿Cuáles son esos cambios que debemos de enraizar para que no se vayan?  Este artículo es un ensayo de respuesta a esa pregunta. Es parte de un estudio más grande sobre el liderazgo en tiempos de COVID.  Las ideas que se presentan a continuación han sido procesadas a partir de entrevistas y Focus group con líderes escolares. 

1.Renovación de la didáctica en el aula

Quiero empezar con las palabra de un director acerca de los cambios en su equipo docente: 

“Cuando no hay sentido, ellos sienten que los niños ya no se interesan. Entonces, estamos viendo por qué no están ingresando a sus clases. Porque no les interesa a los niños. Pero cuánto se ve algo  que les interesa, todos están ahí” Director de primaria (Lima)

Los docentes se dieron cuenta que cuando sus clases no tienen sentido ni están conectadas con el interés de los estudiantes, éstos no se aparecen.  Ya no hacen falta encuestas de satisfacción de fin de año. El maestro recibe retroalimentación de su práctica docente en aula en tiempo real.  Se da cuenta que cuando mejora y renueva su didáctica “todos están ahí”. 

2. Crecimiento de la  confianza

Algunos líderes escolares generaron una cultura de “mamá gallina”. Es decir había que estar cerca a los docentes para apoyarlos, monitorearlos o alentarlos.  La pandemia  hizo que pasen de un modelo de dirección tutorizado a un modelo de autonomía conectada.

Una directora comparte su respuesta a  la pregunta de un docente sobre el cumplimiento de sus horas de trabajo: 

[Docente]“ ¿Cómo sabe si usted estamos cumpliendo las 30 horas? [Directora] Es confianza, yo confío en ustedes, de la misma manera ustedes deben de creer en sus estudiantes”.  Directora de secundaria (Lima)

3.  La resiliencia pedagógica

Un término acuñado por Lucy Álvarez en una de las conversaciones con  directivos.  La resiliencia pedagógica entendida como la actitud docente de apoyarse colegiadamente ante las dificultades  será una característica de la gestión de equipos.   Antes de la pandemia era bastante difícil que un docente asuma un aula de un docente que se enfermó  o no estaba.  Durante la pandemia ha florecido esa resiliencia grupal de superar las dificultades. Los docentes han asumido con diligencia las aulas de colegas que habían caído enfermos ellos o sus familiares.  Lo cual no era su responsabilidad, pero lo hicieron. Por lo que se debe poner los medios para que esa cualidad de los equipos siga presente. 

4.La desprivatización del salón del clases   y de las áreas disciplinares

Ha ocurrido una desprivatización del salón de clases y de las áreas disciplinares o saberes  por medio del trabajo Inter-áreas. Se han dado pasos en los últimos 10 años para abrir el salón de clases  a personas externas para observar la práctica del docente en el aula, pero la educación a distancia ha hecho que prácticamente todos los docentes abran sus aulas a otros colegas o personas externas.  En algunos casos los docentes observadores hacían las veces de auxiliares o de apoyo técnico para sus colegas.  En otros casos los directores han pedido que graben su clase y envíen la grabación para que éstos puedan realizar el monitoreo.  Este nuevo hábito debe de quedar. 

Además, en secundaria las áreas curriculares que habían sido archipiélagos de saberes  sin ningún tipo de conexión se han unificado. Este nuevo periodo ha impulsado un trabajo colegiado Inter-áreas: 

siento que las cosas que nos vamos quedando… Lo primero es el trabajo interáreas , en la secundaria … sabemos el currículo ya no es tanto por área, sino desde las competencias cómo se aborda y cómo se ve. Entonces eso ha sido una cosa muy ventajosa de este tiempo para fortalecer el trabajo de las áreas. (Subdirectora, Lima)

5. Tecnología para mejora de aprendizajes 

Sobre el uso de tecnología para mejora de aprendizajes se han dado cambios drásticos en : 1) mejora de capacidades docentes,  2) apertura a dispositivos y herramientas en el aula (uso de celulares). Cuando se pase a la presencialidad se debe aprovechar al máximo la nueva habilidad de los docentes en el uso de herramientas digitales.  Cada docente ha dado grandes saltos en el manejo de plataformas, aplicaciones con contenido educativo y uso de herramientas de colaboración en línea como Google Drive u Office 365. 

Los años previos a la pandemia se discutía mucho la posibilidad del uso de celulares en las aulas.  Ahora los docentes han agradecido y  solicitado que cada chico tenga su smartphone.  Al regreso a clases presenciales debe permanecer el uso de celulares en el colegio durante  la jornada con fines pedagógicos previamente diseñados por el docente. 

6. Sentido y uso de los espacios físicos

Los casi dos años de pandemia han mostrado que la infraestructura física de las escuelas es importante mas no esencial.  Este tiempo ha hecho que los líderes escolares redefinan el sentido y uso de los espacios físicos en la escuela en función al aprendizaje.  Esa nueva mirada hará que se aproximen de manera distinta al uso  y disposición de los espacios en la escuela.  A nivel de los docentes de primaria han tomado conciencia del tiempo, quizá excesivo en algunos casos que se dedicaban a la ambientación de aula. 

7. Verdaderas comunidades de aprendizaje

Por último, se ha iniciado una redefinición del rol del personal de apoyo, como de limpieza  asumiendo un rol pedagógico y de apoyo directo al docente.  En una escuela que es comunidad de aprendizaje todos los miembros: Estudiantes, docentes, auxiliares, personal de servicio, personal administrativo y directivo son  enseñantes y son aprendices.  Es decir, todos conforman una comunidad de aprendices, centrados en los estudiantes y en su trayectoria. 

Cuando se regrese a clases actores desplazados de lo pedagógico podrían liderar aprendizajes junto con los docentes.  De la misma manera los padres han sido transformados en su rol formativo, sobre todo en el nivel de inicial y primeros años de primaria.   

Conclusiones

Por lo dicho anteriormente, son pequeños detalles que han transformado la cultura de las escuelas, pero es necesario recordar que la cultura es lo más difícil de cambiar y es lo que impide y expele cualquier intento de reforma. Es por ello que se debe enfocar en fortalecer estos siete elementos mediante discusiones conjuntas sobre cómo actuar al regreso,   estrategia de desarrollo de capacidades en las mismas para que echen raíces y cambios en las normativas para que estas acciones innovadoras sean la nueva normalidad.  










Comentarios

Entradas más populares de este blog

"Comprendiendo la escuela desde su realidad cotidiana. Estudio cualitativo en cinco escuelas estatales de Lima"

4 secretos para educar a un niño con éxito

EL SISTEMA NACIONAL DE EVALUACIÓN, ACREDITACIÓN Y CERTIFICACIÓN DE LA CALIDAD EDUCATIVA