La palabra es el mensaje

Parafraseando a McLuhan, la palabra es el mensaje. El cómo se dice algo es muy importante. Este artículo periodístico analiza  los resultados de la prueba SIMCE 2011 (Evaluación nacional de estudiantes en Chile).
Me chocó ver que es utilizado de manera natural.el apelativo "las mil peores escuelas".   Más allá de la intención positiva que seguramente tiene, me parece denigrante y desmotivador, hablar de las mil peores en la prueba. Creo que nadie quisiera que lo etiqueten como parte de las mil peores del país. Ya sea docente, director, padre de familia o alumno. ¿Cómo se sentiría un alumno que ve en el periódico que es parte de las peores o un padre? Yo estaría tentado a cambiar de colegio a mi hijo. Alguien dirá pero es la verdad, efectivamente, es la verdad, pero hay maneras de decirlo. Otra persona podrá decir que gracias a esta clasificación  estas escuelas reciben un apoyo especial  ya sea con la Subvención Escolar Preferencial (SEP) o por el Plan de Apoyo Compartido (PAC). Me parece muy bien que se ofrezca apoyo,  así debiera de ser, pero hay mejores maneras de hacerlo.
Mi postura es ecléctica respecto a la utilización de los resultados de evaluaciones estandarizadas.
No estoy de acuerdo con la política que el Ministerio de Educación de Perú viene siguiendo desde hace algunos años. Esto es, hacer tan confidencial los resultados que al final resultan inutilizables. Tampoco me parece correcta la postura de Chile de publicarlo todo y rankearlos,  por desmotivante y humillante en muchos casos.
Creo que una postura intermedia es la mejor. Es decir , como dice Andy Hargreaves,  data informed versus data driven. La actitud es data informed, es decir, entender que los resultados de una evaluación estandarizada son simplemente una información entre varias.  No  es recomendable el "data driven", esto es, los resultados de mediciones determinan el actuar y toma de decisiones.
Creo que se deben de conocer y utilizar, para, como comentaba en un post anterior, descubrir los casos excepcionales; en segundo lugar,  agrupar a las escuelas en pares, aquellas con mejor rendimiento con otras de más bajo, formar redes de escuelas, etc.,pero en una lógica de amistad, de apoyo mutuo,  ya que toda escuela tiene algo que compartir, algo bueno de lo que se siente orgullosa. Y efectivamente, dar más apoyo a la que más dificultades tiene, pero en positivo. No estoy de acuerdo con la afirmación "te doy plata porque eres la peor", sino "Tienes muchos desafíos, en qué te puedo ayudar?". Es distinto, cierto? El medio es el mensaje,  recordemos, la forma es importante.
Queda pendiente para la discusión la reciente propuesta de la gestión de Obama,  "Hacia la meta" ( race to the top), que adolece de las mismas carencias que No Child Left Behind ( NCLB).